Aumento de Precios a la Canasta Básica y Sueldos Miserables

POR REDACCION

En los últimos días hemos sido testigos y mudos participes de los altos costos
que se registran a los productos de la canasta básica como el aceite, el huevo, el frijol,
el tomate, la cebolla, el chile, entre otros productos que forman parte de la
alimentación desde hace muchos años de los mexicanos. Rematan la noticia los
medios de comunicación diciendo: «Un lujo la salsa molcajetera», «los desastres
naturales han provocado la baja producción y la pérdida de estas importantes
mercancías».


Si a esto le sumamos el elevado precio que sufrió el gas LP, necesario para la
cocción de alimentos y otros productos que forman parte de nuestra alimentación
diaria. Por si fuera poco, también hay que pagar los servicios básicos como la luz, el
agua y drenaje. Respecto a esto, los medios informativos detallan que se aumentará el
precio de la electricidad y esto dependerá de la nueva Reforma Eléctrica, esa que tanto
pelea la Cámara de Diputados, que sí se aprueba, que si no, que por qué las grandes
sucursales pagan tan poquito, que por qué los mexicanos pagamos tanto, en fin…Una
discusión que pocos entendemos pero que estamos conscientes que de alguna forma
impactará del mismo modo a los bolsillos.


Mientras todo eso sucede, es claro que los más afectados siempre seremos los
mexicanos de a pie, aquellos que se esfuerzan todos los días por llevar el sustento
familiar, aquellos que se levantan temprano para buscar un empleo y que no lo han
encontrado. Todos aquellos que no tenemos un salario arriba de 75 mil pesos como lo
puede tener un diputado suplente federal, con prestaciones, seguro médico y
aguinaldo, entre otros beneficios. También somos participes de la fama que ha creado
con esto López Obrador, el presidente más «popular» que ha minimizado los grandes


problemas que tiene que soportar la sociedad, nada más porque él tiene otros datos,
haciendo alusión siempre a los gobiernos anteriores que dejaron un desastre y él no ha
podido restaurar el caos.

Estos problemas se agudizan al considerar el bajo monto de los salarios o su
nulo aumento los cuales no alcanzan para nada, veamos: El nuevo salario mínimo se
determinó partiendo del actual salario de 123.22 pesos diarios, al cual se le
adicionaron 10.46 pesos a través del llamado Monto Independiente de Recuperación
(MIR) y se aplicó un incremento porcentual del 6 por ciento.

El salario mínimo
vigente para 2021 es de 141.7 pesos diarios en el país, un aumento del 15 por ciento,

mientras que para la zona libre de la Frontera Norte pasará de 185.56 a 213.39 pesos
este año, informó la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).


Por su parte, el Coneval informa que en septiembre de 2021 el precio de la
canasta alimentaria en las zonas urbanas fue de $1,789.53 pesos al mes por persona.
Si hacemos un desglose de los datos mencionados, al mes un trabajador que gana el
salario mínimo tendrá en sus manos 3,400 pesos, a esto le restamos el gasto de la
alimentación le quedaran 1,611 pesos, le restamos el consumo de luz que gasta en
promedio 500 pesos, le quedaran 1,111 pesos, menos 200 pesos del pago de los
servicios de agua y drenaje, el trabajador terminara el mes con un saldo de 911 pesos
de ahorro, si a esto le podemos decir ahorro.


De ese ahorro, si llegara a contraer alguna enfermedad que necesite consulta,
esta persona no asistirá a un centro hospitalario público por miedo o por temor, pero
para consultarse de alguna enfermedad le cobraran en un particular por muy barato
que sea 100 pesos, mientras que para el medicamento necesitará 500 pesos, el resto
del dinero tendrá que ocuparlo para el transporte público. Hasta este punto, una


persona con salario mínimo ya utilizó todo su dinero ganado en un mes y
posiblemente ya estará endeudado. Realmente el salario mínimo que perciben los
mexicanos no alcanza. Por más ahorros “chiquitos” que realicen las personas y las
familias, el consumo amerita un salario más elevado para cubrir todas sus
necesidades.


La vida se hace más y más cara. Y nuestro presidente no habla de un aumento
sustancial a los salarios para que los trabajadores, puedan vivir una vida más digna
pues son ellos los verdaderos creadores y transformadores de la riqueza. Aquí solo se
habla de Nuevas Reformas que acabaran golpeando más la economía que está
paralizada. Es tiempo de reflexionar y atender el llamado de organizarnos para
mejorar nuestras condiciones de vida.

Es tiempo de que conozcas, escuches y te
sumes al proyecto que propone Antorcha. Acabar con la pobreza: es acabar con los
grandes problemas que sufre México.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *