Informe de los Diputados Antorchistas

POR Carlos Martínez Leal

El pasado 11 de septiembre, rindieron su informe los Diputados Antorchistas de la
LXIV (Sexagésima cuarta) legislatura, cumpliendo con una tarea que les marca la ley.
Estos tres diputados son líderes auténticos del pueblo pobre de México, organizados en el
Movimiento Antorchista Nacional (MAN), cuya incansable lucha los llevó a la tribuna
más alta del país.


Su actuación en estos tres años en la Cámara de Diputados y el informe a la
ciudadanía son una enseñanza de política para el pueblo trabajador, el cual debe avanzar
en el conocimiento de la estructura del Estado mexicano, pues tiene como tarea
transformarlo.


Por principio de cuentas debemos saber que la importante tarea de representar al
pueblo de México, la tuvieron que realizar sin abandonar su trabajo de dirección de miles
de colonos, campesinos, obreros, estudiantes, maestros, que en sus respectivas regiones
de trabajo, orientan, impulsan y luchan con ellos por avanzar en la solución de sus
problemas.


El Diputado Profesor Eleusis Córdova Morán, por la circunscripción número 4,
miembro de la Dirección Nacional del MAN, miembro de su Comité Estatal en Puebla y
responsable del Seccional con sede en Izúcar de Matamoros, Puebla. El Diputado Lic.
Lenin Campos Córdova, por la circunscripción número 6, miembro de la Dirección
Nacional, líder del Regional Norte del MAN y responsable Estatal de San Luis Potosí. El
Diputado Dr. En Economía Brasil Acosta Peña, por la circunscripción 5, líder del
antorchismo en el Estado de México.


En sus informes destacan: Cumplieron con la encomienda y la confianza que los
antorchistas depositaron en ellos; fueron una oposición responsable y defendieron los
intereses de los más desprotegidos: el pueblo; se opusieron y denunciaron el recorte de
las participaciones a los estados y municipios; la desaparición de programas que atendían
necesidades apremiantes de salud (el Seguro Popular, atención a niños con cáncer),


educación (escuelas de tiempo completo), y bienestar (Próspera y estancias infantiles); la
extinción de los fideicomisos, entre ellos el FONDEN; el abandono del campo, y los
programas que ayudaban a paliar la situación del campesinado; la desaparición del Ramo
23, que ha dejado a los municipios sin recursos para la realización de obras prioritarias:
agua potable, drenaje, alcantarillado, vivienda, aulas, clínicas, etc. Al no haber obras, no
hay trabajo, desarrollo, ni progreso.

Todo fue en vano, la mayoría morenista del poder Legislativo y sus aliados: Partido
del Trabajo, Partido Verde Ecologista, Partido Encuentro Social, y el Movimiento
Ciudadano, se pusieron como alfombra al Poder Ejecutivo, aprobando todas sus
ocurrencias.


Pero la muestra de que están equivocados y que los Diputados Antorchistas tenían
la razón está a la vista y la padecen día con día los mexicanos: desempleo, salarios que no
alcanzan ni para surtir la canasta básica, el pago de impuesto en comida, medicinas y
hasta por trabajar, la falta de una redistribución de lo recabado para atender las
necesidades de los Estados, municipios y pueblo en general, la pobreza.


Con el ataque mortal del virus SARS-CoV-2 se exigió un programa que apoyara
con recursos a los negocios que daban empleo, a la gente que fue atacada por el virus;
que se destinarán recursos para: hospitales y clínicas, médicos y personal de salud,
atención a los enfermos, y prevenir el contagio, haciendo pruebas gratuitas. En educación
se exigió la vacunación de toda la población estudiantil para regresar a clases, así como el
arreglo de las instalaciones escolares; la respuesta fue la misma: nada.


Junto a todo esto impulsaron en la medida que eso fue posible y con la gestión: la
cultura, el deporte, la educación, la impresión de obras que aumente el conocimiento del
pueblo sobre la tarea del poder Legislativo, para que en las próximas contiendas
electorales tengan claro cómo usar su voto, como un arma de lucha que lo lleve al poder,
e inicie las tareas de transformación del país, para impulsar la formación de un mexicano
nuevo que construya un México más soberano, más democrático, más justo y equitativo.
Adelante compañeros, aprendamos de esta importante tarea de nuestra


Organización, contar con diputados del pueblo usando nuestro voto avancemos en la
construcción del Movimiento Antorchista Nacional, hasta que se convierta en el partido
del pueblo pobre, en arma de lucha, en el arma política que lleve al pueblo organizado y
consciente a gobernar nuestro país.


Compañeros Diputados Antorchistas, nuestro reconocimiento fraterno y nuestra
felicitación por su entrega y compromiso.
¡Viva Antorcha Campesina!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *