El Ritornelo de López Obrador

POR Carlos Martínez Leal

El pasado 30 de septiembre en su gira por Gustavo A. Madero en la
Ciudad de México, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador,
sin que viniera a cuento y como rayo en cielo sereno, volvió nuevamente a
difamar a una de las organizaciones más representativas del México actual:
el que se debate día a día entre la pobreza y la muerte, sea por el Covid-19,
la inseguridad, los desastres naturales, o por el hambre.


El acto está muy ensayado por él, «…cumplimos con la entrega de
apoyos, porque ya no es como antes, ahora es directo, nada que soy de la
Antorcha Mundial, no eso se acabó, ahora es directo…»
Lo mismo ocurrió este domingo 3 de octubre, en su gira por el estado
de Puebla en el municipio de Huachinango, al informar de la entrega de
apoyos a damnificados por el huracán Grace. Informan los medios de algo
«inusitado», el traslado de damnificados de los estados de Hidalgo, Veracruz,
Tlaxcala y municipios de Puebla, hasta el municipio de Huachinango, para
quejarse y exigirle los apoyos al presidente, porque a pesar de ser
damnificados no han recibido ninguna ayuda.


Casi para finalizar el evento, según se ve en el video y cuando está
hablando el presidente, se oyen gritos, que hacen que pare de hablar e
increpe a los gritones. Cabe aclarar que antes de este momento y en su
intervención ya había escenificado el numerito de difamar nuevamente a la
organización con la diferencia que no usó la Antorcha Mundial sino
Antorcha Campesina.


Calló a los que gritaban, prometiéndoles que los atendería si lo dejaban
hablar, si lo respetaban ¿?¡!, aprovechó para arengar (otro numerito
ensayado), terminó diciendo que ya quiere regresar a las plazas, que este 20
de noviembre hay que estar en el zócalo, así fue como cerró con vivas a
Huachinango, Puebla y México, retirándose del lugar porque el anda pueblo
por pueblo y tenía que ir a Tlaxcala. (sic).

Se equivoca de pe a pa el presidente de México, y él lo sabe, en el
evento no participaron los antorchistas como lo insinuó, porque ellos sí le
hubieran exigido lo que él pidió a los que gritaban, ¡respeto Sr. Presidente!
deje de difamarnos, deje de mentir, como se lo han pedido desde el inicio de
sus ataques.


Por los videos que circulan en las redes sociales y las notas en los
medios de comunicación, se ve que varios de los asistentes a la protesta y
que le pedían atención, es gente que votó por él, algunos se reconocieron
incluso morenistas. Pero hoy no aplaudían ni victoreaban, ¡hoy exigían!
Y es que la realidad Sr. Presidente, es esa, la gente no es atendida por
su gobierno, pero eso no lo dice Antorcha, eso es una realidad; Antorcha
exige: primero, que se le respete su derecho constitucional a existir como
organización, segundo, que se le dejé de difamar y tercero, que se apoye a
los damnificados, que se cumpla, que se les deje de mentir.


¿Es mucho pedir Sr. Presidente? Y sí, hay que ir a las plazas, donde
podrá constatar que su ritornelo de difamar y atacar a los antorchistas ya no
le funciona. Pues, así como exige respeto, también lo exige el pueblo de
México, no solo el que está organizado en Antorcha Campesina, lo piden los
más de 2,500 trabajadores despedidos del Sector Salud, y sus familias en
Oaxaca.
Lo piden como lo constató el propio presidente, los damnificados no
solo de Grace en los distintos estados que afectó, sino los afectados por los
demás huracanes, por las inundaciones y deslaves, por los padres de los
niños con cáncer, los miles de campesinos que quedaron sin apoyo, los
presidentes de Morena como el de Teotihuacán del Estado de México y
todos los Pueblos Mágicos a quienes se les recortaron los apoyos, los
presidentes municipales que vieron reducidas sus participaciones, los
afectados por perder sus empleos, los científicos declarados culpables sin
juicio de por medio, lo pide todo México. Al tiempo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *