La tierra de los libres para todos”, es solo una ilusión óptica. Un concepto.


La Dosis Diaria Noticia Por César Martínez/El Cortamortaja. MÉXICO.

“La tierra de los libres para todos”, no ha sido para los negros, ni para ningún otro que no tenga la piel blanca y los ojos azules.

El sueño americano es eso. Una ilusión óptica, un concepto.

Hay problemas serios en los Estados Unidos.
Se les alborota el país y no saben otro modo de como calmarlos.

Las calles están que arden luego de la difusión de un video en el que se ve la forma de como un policía asfixio brutalmente a un hombre negro la noche del pasado lunes 25 de mayo en la ciudad de Minneapolis.

  • Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor”, se escucha decir a George Floyd mientras agoniza prensado por las rodillas puestas en el cuello durante ocho minutos por un policía blanco.

Ha habido mucha rabia aquí, muchos agentes policíacos culpables de primera mano en este crimen no han sido acusados, señalan quienes participan en las grandes protestas. .
Los cientos de videos de violencia policial en Estados Unidos en contra de los que su único pecado es ser de otro color, ha expuesto a los ojos del mundo el verdadero rostro de los Estados Unidos de Norteamerica en materia de derechos humanos.

La indignación en todo los EEUU ante el actuar de las autoridades ha convertido las grandes calles en escenarios de protestas y violentos disturbios lo que ha llevado a las autoridades a reprimir violentamente las manifestaciones y decretar el toque de queda, desenmascarado al que siempre “aconseja” al mundo respetar la libertad de expresión y los derechos humanos.

Lo cierto es que el asesinato de George Floyd a abierto antiguas heridas de racismo, en donde se ve el desprecio del hombre por el hombre hacia otra raza tan solo porque la cree inferior a la suya por el color de la piel y en esa idea pueden burlarse, insultarte, escupirte el rostro y matarte.

El desprecio hacia los otros en la pesadilla americana es real y es pá todos.

Éntrale a la marcha, éntrale al tambor.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *