Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador

LA DOSIS DIARIA NOTICIAS/POR REDACCION

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Buenos días.

Bueno, pues vamos a dedicar el día de hoy a contestar preguntas. No tenemos tema que exponer.

Vamos a empezar atrás, si les parece, y con las mujeres, las compañeras.

PREGUNTA: Buenos días, presidente. Monserrat Vargas, de Publimetro. Ayer se cumplió el plazo de seis meses que usted dio el 22 de abril para reducir la inseguridad y la violencia en el país; sin embargo, los hechos violentos en Michoacán, Guerrero y el más reciente, en Culiacán dirían lo contrario.

¿Cuál es el balance en este periodo de tiempo?

Y si habrá un nuevo plazo para cumplir su promesa.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Pues vamos bien en general. Hay un cambio de estrategia y esto lleva algún tiempo, como es natural, pero estamos avanzando en lo que consideramos fundamental para garantizar la paz y la tranquilidad.

¿Qué es lo que consideramos fundamental?

Lo tengo que repetir y repetir, aunque parezca disco rayado: el que haya bienestar en la población. En términos cuantitativos, para vivir en paz se necesita que haya bienestar. Eso representa un 80 por ciento de todas las acciones destinadas a vivir en paz, sin violencia. El 80 por ciento es bienestar.

¿Qué es bienestar?

Como la palabra lo indica, estar bien. Es bienestar material y bienestar del alma.

El 20 por ciento restante es no permitir la corrupción en los asuntos de seguridad pública, el trabajar de manera coordinada, la perseverancia, la profesionalización de los cuerpos policiacos, el que no haya impunidad, el que no se vincule la delincuencia con la autoridad, el que se controle el contrabando de armas, en fin, una serie de acciones, pero el cimiento principal es el bienestar.

Esto cuesta trabajo que se entienda porque se optó sólo por atender los efectos y no las causas. Todo lo querían resolver con el uso de la fuerza, con medidas coercitivas, y esa estrategia resultó fallida. Entonces, estamos cambiando de paradigma, es otra política la que estamos aplicando. Por eso digo que vamos bien, porque hay más bienestar, y esto va a ayudarnos para conseguir la paz. Se los puedo decir en una frase que utilizo mucho: la paz es fruto de la justicia.

Para la mentalidad autoritaria, los que todo lo quieren resolver con el uso de la fuerza, pues esto es nada, no funciona; nosotros consideramos que sí.

¿Qué se ha logrado?

Pues que la gente tenga confianza en esta estrategia. No lo digo yo, lo dice la última encuesta del Inegi, que pasó de noche, en donde hay una percepción distinta. Claro, la encuesta, se dirá, se hizo, se levantó antes de lo de Culiacán; yo les diría que aún con lo de Culiacán la gente nos sigue teniendo confianza y apoya y respalda la estrategia que estamos aplicando, porque fue muy irresponsable lo que se hizo durante mucho tiempo.

Imagínense, dejar a los jóvenes sin opciones, llamarles ninis, que ni estudiaban ni trabajaban, no hacer nada por ellos; y cuando ya los jóvenes tomaban el camino de las conductas antisociales, a masacrarlos. Eso fue lo que predominó, un alto índice de letalidad.

Tampoco se habla nada de cómo daban la orden desde arriba de limpiar, de barrer, de ajusticiar. Ahí están los datos.

¿Cuándo hubo más muertos que heridos y que detenidos?

Nada más les voy a dar un dato: en tres años del gobierno de Calderón, tres años, 160 militares y marinos asesinados; y en ese sexenio, de todos los asesinados, en enfrentamiento casi el 50 por ciento. Era una guerra.

¿Eso es lo que añoran?, ¿eso es lo que quisieran que lleváramos a cabo?

De todos los enfrentamientos, de todos los muertos que hubo en el sexenio de Calderón, o sea, desde el 2006 a la fecha, casi el 50 por ciento en ese sexenio de los que perdieron la vida en enfrentamientos de la delincuencia con las Fuerzas Armadas; y en tres años de ese sexenio 160 muertos de las Fuerzas Armadas.

Pero miren, aquí está.

Esto no aparece en El Universal ni en el Reforma ni en otros. A ver, préstame el micrófono.

Para que nos emparejemos, tiene que haber un poco de equilibrio en el manejo de información, porque a veces hay mucho desbalance.  Aquí entramos nosotros, esta es la tendencia. Y es el Inegi, no es una encuesta cuchareada.

Pero, a ver, ¿por qué no pones la de letalidad?, porque también parece como que hay amnesia, vamos a refrescar la memoria.

Miren esto, fallecidos en agresiones contra autoridades. Heridos, fallecidos, heridos, detenidos. Si ustedes suman detenidos más heridos, son menos que los fallecidos. Este es el índice de letalidad, cuando son más los muertos que los detenidos y que los heridos.

Y esto es lo nuestro.

Entonces, sí hay diferencias, es un cambio de paradigma. No es la guerra, es enfrentar el problema de la inseguridad y de la violencia de otra forma. Entonces, a esto le llaman cobardía, falta de pantalones, de carácter, humillación.

Acepto todo, prefiero esto que esto. Quiero tener mi conciencia tranquila, quiero dormir en paz y, además, no poner en riesgo la vida de los mexicanos y no quiero que haya daños colaterales, no quiero que se afecte a los ciudadanos.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *